LA LARGA Y TENSA RELACIÓN ENTRE SIRIA Y EEUU

Decía un antiguo profesor mío que los acontecimientos no suelen tener una única razón de ser, que suele haber una galaxia de factores que ayudan a que un acontecimiento cristalice. En Siria parece que confluyen varios factores para que el dominio del país sea una razón vital para los intereses geopolíticos de varios actores internacionales, de hecho parece que así ha sido desde hace tiempo. Estamos viendo en los últimos años como EEUU ha desarrollado la operación encubierta más cara de su historia con el único fin de derrocar al actual gobierno sirio. Tantos esfuerzos no se hacen por interés; se hacen por necesidad, y la necesidad geopolítica de los EEUU en Siria se ha ido reiterando a lo largo del tiempo.

Husni al-Za'im en el frente. 1949.

No es difícil seguir la necesidad de EEUU en Siria durante la última mitad del SXX. De hecho, si la CIA fue creada en 1947, dos años más tarde ya estaba preparando un coup d'état en el país. El 30 de marzo de 1949, tras unas elecciones democráticas en la primera ex colonia de la región  libre de la influencia europea, el Jefe del Estado Mayor sirio de origen kurdo, Husni al-Za'im, derrocó al democráticamente electo presidente sirio Shukri Al-Quwatli. El ex presidente Al-Quwatli había ganado las elecciones en julio de 1947 (era su segundo mandato, el primero en la Siria independiente). Desde ese mismo momento EEUU denunció que las elecciones habían sido amañadas y que Irán y Transjordania habían influenciado maliciosamente en el resultado. Ciertamente, el electo presidente sirio tenía problemas, empezando con la previa derrota Siria frente a Israel en la guerra de 1948, sumándose a los problemas la negativa que estaba dando el parlamento sirio a la construcción de un oleoducto con origen en Arabia Saudí. Tras la derrota en la guerra contra Israel se temió desde EEUU que se radicalizase la situación en Siria y los Hermanos Musulmanes, el partido  Ba'ath, o el Partido Comunista Sirio pudiesen tomar el poder, continuando su hostigamiento a su aliado y protegido en Oriente Medio. Los tres hechos ayudaron a cristalizar el proyecto en que la recién formada CIA conspirase con un golpe de estado en Siria. Así, el 11 de abril de 1949 el golpista kurdo Husni al-Za'im subió a la presidencia del país. Ese mismo mes comenzaron las negociaciones del armisticio con Israel, armisticio que se firmó en julio del mismo año; se retiraron las tropas sirias de la Palestina no ocupada en la guerra contra Israel. En mayo ya se había aprobado la construcción por parte de la compañía estadounidense Bechtel  Corporation del oleoducto Transarabigo, desde Arabia Saudí hasta Líbano. Los temores de radicalización en la zona quedaron disipados, había conseguido evitar que comunistas e islamistas pudiesen optar al poder. La acción encubierta de EEUU había conseguido triplete con el golpe de Al--Za'im. Cabe destacar que la ruta del oleoducto se hizo a través de Siria por la negación del nuevo estado de Israel a que el oleoducto pasase por su territorio. Tras este cambio de gobierno se produjeron fuertes turbulencias; el 14 de agosto de 1949 el golpista kurdo sería depuesto y fusilado tras un nuevo golpe de estado realizado por Sami Hilmy Al-Hinnawi, con ayuda del Partido Socialista Nacionalista Sirio (PSNS). Pero uno de los colaboradores de Al-Hinnawi en el golpe, y hombre fuerte en el ejercito, Adib Bin Hassan Al-Shishakli, daría un tercer golpe de estado en el mismo año, deponiendo a Al-Hinnawi e instalando una férrea dictadura militar, prohibiendo formaciones políticas y expulsando a los líderes del partido Ba'ath a Líbano.

Nasser con una delegación siria. Nasser se da la mano con Afif Bizri. 1958

El golpe de estado en Siria por parte de la CIA fue un parche momentáneo sobre una población con problemas, idiosincrasias y sinergias propias. Tras la nueva acción encubierta de EEUU los líderes en el exilio del partido Ba'ath tenían como único objetivo derrocar al último golpista, Al-Shishakli, mediante un golpe de estado, y así lo hicieron en febrero de 1954 (con la inestimable ayuda de miembros del Partido Comunista Sirio). El nuevo sistema parlamentario se acabo de escorar al bloque socialista tras el conflicto del canal de Suez; el nasserismo influyó mucho en políticos y población de Siria. Esta situación llevo a Siria a firmar un acuerdo de cooperación con la URSS, situación que llevo a la CIA a tomar de nuevo medidas. Siria estaba afianzando relaciones con el bloque comunista y con países vecinos, por lo que la preocupación de Israel y Turquía era palpable. El secretario de estado norteamericano de la presidencia de Eisenhower, John Foster Dulles, dio el visto bueno para el envió de agentes de la CIA a Siria para intentar derrocar al gobierno pro comunista.

El hermano del Secretario de Estado, Allen Dulles, era casualmente Director de la CIA en ese momento, y estuvo encargado de la infructuosa Operación Straggle. La operación se canceló por la guerra de UK, Francia e Israel con el Egipto de Nasser; Geofrey Reagan dedicó un capítulo entero a los actores de esa odisea militar en su clásico “Historia de la incompetencia militar”, escribia Reagan que los altos mandos de estos países se plantaron en medio de una tiroteo con los coches oficiales para hacerse fotos para la prensa pensando que habían ganado ya la batalla. El hermano del Secretario de Estado, Allen Dulles,  seguía trabajando en conspiraciones contra el gobierno pro-soviético en Siria (y contra Irán). Al año siguiente formó la Operación Wappen, en la que se gastaron varios millones de dólares en sobornos, pero la operación encubierta fue descubierta y lo único que consiguieron fue  mostrar en público sus intenciones provocando la reciproca retirada de embajadores. Ciertamente, la necesidad de los EEUU en Siria ha sido siempre razón de estado. Y también lo ha sido de Inglaterra, de hecho tras dejar su puesto Anthony Eden, subió a la presidencia el belicoso Harold Macmillan. Eisenhower, Macmillan, y el encargado de asuntos para Oriente Medio, Kermit Roosevelt (Casualmente nieto del Presidente Roosevelt), dibujaron un plan para el asesinato de varias personalidades del régimen que parecía detentaban el poder real en detrimento de la presidencia siria. Los objetivos eran Abdel Hamid al-Sarraj, Jefe del Servicio de Inteligencia,  Afif al-Bizri, Jefe del Estado Mayor, y  Khalid Bakdash, líder del Partido Comunista Sirio. El plan consistía en crear conflictos en la frontera, denunciar a Siria de fomentar el terrorismo en los países vecinos, crear un Comité de la Siria Libre, armar a paramilitares, incluyendo a los Hermanos Musulmanes (sunitas) dentro de Siria, inundar las estaciones de radio con mensajes de confusión, pánico y alarma, y convencer a Irak de que llevase a cabo la invasión. El plan fracaso, no por la puesta en práctica, sino por la reconfiguración de la diplomacia regional, que hacía inviable justificar una invasión en Siria.

Resultado de imagen de SIRIA FRANCESALa necesidad de los EEUU por Siria no termina ni da tregua. El Dr David Sorenson, experto en asuntos de Oriente Medio y profesor de la Air University, narraba que en el 2015, bajo el gobierno de Obama, la ayuda a las fuerzas opositoras a Al Assad se había convertido en la operación encubierta más cara de la historia de EEUU. Las razones de la guerra contra Siria van más allá de la narrativa mediática que dibuja a  Al Assad como un sangriento tirano; Siria es una pieza de peso en la estructura de poder en la región, y evitar que se posicione junto a Irán, evitar que siga siendo un acceso de Rusia al Mediterráneo, conseguir usar Siria para conseguir y/o trasportar crudo, o evitar que una Siria fuerte representase un peligro para Israel eran cuestiones vitales para la geopolítica de EEUU. Por ello el país americano ha estado de una u otra manera desarrollando acciones encubiertas en Siria; recientemente ha usado el país como base de cárceles secretas, han desarrollado incursiones paramilitares en varias ciudades sirias… se financia grupos armados para derrocar al gobierno, incluso han llevado soldados propios. Mientras Siria siga teniendo una política exterior no alineada con la política exterior de EEUU e Israel, es probable que los intentos de controlar su política interna mediante operaciones de guerra política sigan siendo una necesidad primordial para estos últimos.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2020 Quixote Globe
Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *