LA MARINA DE EE.UU. NO ESTÁ PREPARADA PARA UNA GUERRA CONVENCIONAL

Los Estados Unidos habían entrado en la Primera Guerra Mundial con las presiones y demandas de la Gran Bretaña, el 6 de abril de 1917, un mes después del cambio de gobierno en Rusia el 3 de marzo de 1917. Rusia se retiró de la guerra.

El avance alemán en Europa se detuvo por la participación de los Estados Unidos en la guerra. En este punto, comenzó la dependencia europea del Transatlántico, que aún continúa hasta hoy. La Armada de los Estados Unidos consistía en 282 buques el 3 de marzo de 1917- para el 1 de noviembre de 1918, cerca del final de la guerra, ese número había llegado a 1.378, de los cuales 373 estaban estacionados en el teatro europeo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la expansión naval de los EE.UU. se aceleró más rápidamente y en un número mucho mayor. Dos años después del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, los EE.UU. se pusieron del lado de los Aliados después del ataque japonés en Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941.

Entre 1941 y 1945, los EE.UU. logró construir ocho acorazados, 112 portaaviones de diferentes tonelajes (incluyendo los 82 portaaviones de escolta), 48 cruceros, 354 destructores y 203 submarinos. Los fondos dedicados a la Armada representaron el 1,5% de todo el PIB de EE.UU. de esa época. La construcción de una fuerza tan grande en sólo cuatro años demostró el poderío de la industria estadounidense: una marina de este tipo sólo podría construirse en 20 años en circunstancias normales.

Los Estados Unidos se hicieron cargo de la cadena de bases militares de la Pax Britannica durante la Segunda Guerra Mundial, y después de 1956, esto llevó a una completa retirada británica de los océanos al este del Canal de Suez. Las dos necesidades de la hegemonía, bases militares y una marina fuerte, se establecieron firmemente a un grado que nunca se vio en la historia de la humanidad.

LA MARINA ES LA CLAVE DE LA HEGEMONÍA AMERICANA

Durante la Guerra Fría, Washington mantuvo la fuerte Armada y un alto ritmo operacional necesario para asegurar el control de todos los océanos e importantes puntos de estrangulamiento marítimo bajo las estrategias de la Contención Rimland/Soviética y la dominación naval Mahanista.

Esta armada fue utilizada como fuerza disuasoria para el Consenso de Washington. ¿Qué dijo el estratega George Friedman, fundador de Stratfor (un think tank conocido como la organización en la sombra de la CIA) sobre esto?: "La base del poder americano son los océanos. Su dominio sobre los océanos impide que otros países ataquen a los Estados Unidos, pero permite a los Estados Unidos intervenir cuando es necesario y le otorga el control del comercio internacional.

El comercio mundial depende de los océanos. Quien controla los océanos, controla el comercio mundial. Y la misión de los Estados Unidos aquí es evitar el fortalecimiento de cualquier desafío que pueda amenazar nuestro control sobre los océanos... Para garantizar la seguridad física de los Estados Unidos, es esencial mantener un dominio total sobre los océanos del mundo y controlar el sistema de comercio internacional.

Ahora, los Estados Unidos controlan todos los océanos. No hay ningún poder en la historia que haya sido capaz de hacer eso. Este control no sólo constituye la base de la seguridad nacional de los EE.UU., sino también la base del poder para dar forma al sistema internacional. Nadie puede ir a ningún lugar del océano, si los EE.UU. no les permite hacerlo. Y al final del día, mantener el control sobre los océanos del mundo es la misión geopolítica más importante para los Estados Unidos".

The USS Theodore Roosevelt (CVN-71) is seen while entering into the port in Da Nang, Vietnam, March 5, 2020. REUTERS/Kham

DEGRADANDO EL PODER NAVAL AMERICANO

Sin embargo, estas confiadas evaluaciones de Friedman se enfrentan ahora a serios desafíos. La situación actual es muy diferente a la de hace 30 años durante la Guerra Fría.

Los Estados Unidos ya no están en condiciones de formar una Marina convencional capaz similar a la que se construyó durante las Guerras Mundiales, y no podrían hacerlo ni siquiera si una guerra a gran escala entre las principales potencias tuviera lugar hoy en día.

Su capacidad para construir una marina ha disminuido considerablemente en comparación con las condiciones del siglo pasado. A día de hoy, la marina estadounidense tiene 293 buques (en comparación, China tiene 350).

Sólo tienen 98 buques activos en todos los océanos juntos, de los cuales sólo algunos operan en el teatro de operaciones europeo/atlántico: el 60% de esta marina está estacionada en el área de operaciones del Pacífico como parte de la estrategia Pivot Asia contra China y Rusia.

Hay muchas razones para esta reducción. Primero, la marina se redujo rápidamente después de su victoria en la Guerra Fría. Lo hicieron pensando que la supremacía naval permanecería en sus manos para siempre, en lo alto de la euforia de la gloria entre 1989 y 2001.

Después del 11 de septiembre de 2001, cambiaron su estrategia de defensa a seguridad. Así, la reducción de personal continuó. Muchos de los astilleros militares fueron cerrados. La Armada de EE.UU., que tenía 594 buques en 1987, se ha reducido a 290 buques durante la administración de Obama en 2012.

Durante este período, la Armada experimentó el mayor recorte presupuestario de su historia, e incluso se propuso un proyecto de ley que reduciría el número de sus portaaviones de 12 a 8. Esa propuesta causó muchas olas en Washington. A pesar de la oposición republicana, $472 mil millones fueron retirados como un recorte de defensa del presupuesto de 10 años, y poco después de ese recorte, otros $412 mil millones fueron secuestrados del presupuesto de defensa de 10 años.

Estos recortes paralizaron el suministro y las actividades operacionales de la Armada de los EE.UU. Los recortes presupuestarios fueron tan severos que el Comandante del Comando de las Fuerzas de la Flota de EE.UU. (antes conocido como la Flota Atlántica) el Contralmirante John Kirby criticó a su propio gobierno al periódico Virginian Pilot en marzo de 2013, diciendo "Los Comandantes de la Flota no pueden operar".

ENFRENTANDO LA REALIDAD

En 2017, con la transición del paradigma de la Guerra Global contra el Terrorismo (GWOT) a la Competencia de Potencia Global (GPC), se hizo evidente que la actual Armada no sería suficiente para mantener el orden global y vigilar los océanos del mundo. En la siguiente década se lanzó un programa para 355 barcos, y recientemente se lanzó otro programa para 500 barcos.

Un aumento de presupuesto de 147.000 millones de dólares y un programa para la construcción de 80 barcos para el final de los próximos cinco años iba a ser propuesto si Trump había logrado mantenerse en el poder. Pero aún no está claro cuándo podrán llevarse a cabo estos programas dada la grave situación de la deuda nacional, la crisis económica y el contrato social roto de la sociedad americana.

LAS MAREAS HAN CAMBIADO

Una fuerza que podría crear una distribución de poder bien equilibrada entre las principales misiones de la Armada de los Estados Unidos, que son la proyección de energía, el control marítimo y la protección de las vías marítimas de comunicaciones, no es posible teniendo en cuenta las actuales potencias navales de Rusia y China.

Dado que durante la Guerra Fría en los Estados Unidos había una Armada soviética numéricamente grande y la coherencia social contra la amenaza soviética, no había problemas presupuestarios o administrativos que pudieran afectar al desarrollo de la Armada. El programa naval de los Estados Unidos se llamó "Armada de 600 buques" a finales de los años 80.

Ahora, no pueden ni siquiera encargar 300 barcos. Por otro lado, las potencias navales china y rusa son rivales muy serios en áreas específicas. Las flotas de submarinos rusos y chinos, los sistemas de misiles hipersónicos y los misiles balísticos DF-21, que se conocen simplemente como portaaviones asesinos de largo alcance, seguramente no permitirían a la Armada de los EE.UU. acercarse a las costas de Asia en el Pacífico, o cerca de las costas del Mar del Norte/Ártico con tanta facilidad y libertad. Esta es una primera observación en la historia humana reciente.

EL DAÑO QUE OBAMA LE HIZO A LA MARINA

Los daños ocasionados a la marina durante la administración Obama crearon una grave disminución de la preparación para el combate debido al aumento del número de accidentes de buques en ocasiones récord; grandes retrasos en la puesta en servicio de nuevos buques, así como en el mantenimiento planificado y las reparaciones urgentes, y el despido de comandantes de buques y de tierra por servicio inadecuado, falta de disciplina y corrupción.

Esta situación aún no se ha arreglado. Por ejemplo, cuando durante la Guerra Fría había numerosas embarcaciones de submarinos y destructores y diques secos flotantes a disposición de la Marina de los Estados Unidos, hoy en día no hay ni uno solo que se haya puesto en servicio.

Mientras que el tiempo de reparación de un destructor que sufrió un fuerte daño por torpedo sólo tomaría 9 meses durante la Segunda Guerra Mundial, dos destructores clase Arleigh Burke que habían chocado con barcos mercantes en el Pacífico en 2017 tardaron 2,5 años en ser reparados.

Los problemas de reparación y mantenimiento son suficientes para causar algunos problemas graves para los buques de la marina de los EE.UU. que prestan servicio en océanos remotos o en áreas de operación inesperadas, especialmente en caso de guerra.

También hay una grave escasez de diques secos para submarinos y portaaviones en los Estados Unidos hoy en día, por no hablar de los diques secos flotantes. En ambas guerras mundiales, los Estados Unidos confiscaron los buques de la flota mercante y los encargaron a la marina. La Ley Jones de 1920 es un instrumento que protege los derechos de cabotaje de los Estados Unidos y no permite que los buques de pabellón extranjero participen en el comercio costero.

A pesar de ello, la flota mercante de los Estados Unidos es hoy en día extremadamente insuficiente. Los ataques a la Ley Jones aumentaron durante la administración Obama. La Armada de EE.UU. también es muy insuficiente en el número de buques de escolta disponibles para la protección del transporte marítimo en caso de una guerra importante.

El número de buques de guerra que son capaces de cruzar el Atlántico sin repostar es limitado. La mayoría de los combatientes de superficie necesitan ser apoyados con buques cisterna o buques de apoyo de la flota que también son muy limitados. Además, los barcos mercantes no tienen sistemas de autodefensa de superficie o aérea como los de ambas guerras mundiales.

Atlantic Ocean (Mar. 5, 2005) photo by Lt.j.g. Caleb Swigart (RELEASED)

LA SITUACIÓN SE REFLEJA EN LOS DOCUMENTOS ESTRATÉGICOS

La Marina de los Estados Unidos es consciente de la situación restrictiva en la que se encuentran. Publicaron un documento llamado "Una estrategia de cooperación para la fuerza naval del siglo XXI (CS-21)" en 2007, y tres años más tarde, publicaron un documento conceptual llamado NOC 2010 (Concepto de Operaciones Navales), sobre cómo implementar la estrategia que fue publicada.

Por primera vez en la historia de los Estados Unidos, la Armada, el Cuerpo de Marines y los Comandos de la Guardia Costera, que constituyen la totalidad de la potencia marítima estadounidense, se han reunido para formar una estrategia naval integrada. Con esta estrategia, la fuerza naval de EE.UU., en disminución, trató de adoptar un nuevo enfoque para combinar los elementos de poder nacional con las capacidades de los países aliados.

En el documento también se describía el entorno marítimo mundial desde la perspectiva de la seguridad nacional estadounidense. Curiosamente, China no se mencionó ni una sola vez en el documento. El documento afirmaba que "La estrategia naval del siglo XXI se utilizará de manera efectiva, proporcionalmente contra los atacantes, con la capacidad de tomar represalias por parte de la potencia convencional, irregular y nuclear".

Con esta declaración, el propósito principal del poder naval americano fue anunciado al mundo y sus adversarios fueron sutilmente amenazados. También se anunció el objetivo de mantener el poder naval estadounidense indefinida y globalmente. De acuerdo con esta estrategia, las fuerzas navales de los Estados Unidos podían desplegarse en cualquier región crítica y/o zonas de interés para la protección del territorio continental de los Estados Unidos y la búsqueda y fomento de intereses en los océanos.

En el documento también se identificaba como resultado estratégico la preservación de la arquitectura mundial, compuesta por organizaciones comerciales independientes, instrumentos financieros, sistemas de información y redes jurídicas y administrativas para sostener el orden económico basado en el dólar. En resumen, todo el documento fue un reto enérgico.

LA MARINA AMERICANA SE PONE EN CONTACTO CON LA REALIDAD

La segunda edición del documento CS-21 se publicó el 13 de marzo de 2015, con la firma del Secretario de Marina de Obama. Con el tiempo, China había cambiado su postura en el Mar de la China Meridional y Rusia se unió a Crimea en contra de los deseos de Washington. La hegemonía de los EE.UU. parecía estar llegando a un punto muerto.

En primer lugar, el documento era un mensaje para el Congreso, el Senado, la burocracia americana, y para la gente en casa, tanto como era un mensaje para los de fuera. Por primera vez, un documento hecho en Estados Unidos necesitaba explicar las razones de la existencia de su marina con gran énfasis, en gran parte como resultado del daño hecho en la era de Obama.

En segundo lugar, se hizo hincapié en la necesidad de operaciones conjuntas y de coalición de aliados, o simplemente de cooperación con aliados y socios. En tercer lugar, se prestó atención a China y Rusia por primera vez desde el final de la Guerra Fría. El cuarto fue las nuevas tácticas, doctrinas y tecnologías que se están anunciando, especialmente en la guerra cibernética. El quinto fue el Océano Ártico, que se estudia por primera vez como un capítulo separado.

2020: LA SITUACIÓN ES GRAVE Y ALARMANTE

El ascenso de las potencias navales china y rusa en los últimos 5 años ha complicado lo que estaba escrito en los documentos de estrategia de 2015. Los EE.UU. publicaron la tercera edición del documento CS-21 el 17 de diciembre de 2020 con el título "Ventaja en el mar" y la firma del Secretario de la Marina.

El principal objetivo de este documento, que se publicó por primera vez desde 2017, cuando el paradigma de la Guerra Global contra el Terrorismo de la era de G. Walker Bush (GWOT) pasó a la Competencia de Grandes Potencias (GPC), es priorizar las amenazas navales chinas y rusas para aumentar los presupuestos de la Marina, la Guardia Costera y el Cuerpo de Marines. Porque la Armada de EE.UU. sabe que ya no puede ser el gobernante de los océanos y ahora ha perdido su superioridad en el mar, con su actual presupuesto, estructura de mando y asignación de recursos.

Simplemente prefieren expresar esto indirectamente en lugar de admitirlo abiertamente ante el público y el Capitolio. Haciendo hincapié en que la modernización es la clave para gobernar los mares, el informe advierte que en la próxima década, la Marina de los EE.UU. será ineficaz en la protección de los intereses nacionales de los EE.UU. en los océanos. El informe también recomienda el desarrollo de los sistemas de alianzas y las asociaciones de coalición para hacer frente a esta situación.

EL SOL SALE POR EL ESTE

El 2020 ha terminado. La administración Biden jurará el cargo el 20 de enero, pero la fuerza naval de la que se hará cargo todavía tiene las cicatrices del daño hecho durante la administración de Obama. Con los avances tecnológicos que se han hecho en los últimos años, es ahora un hecho más que una evaluación intelectual que la Armada de los EE.UU. estará en una situación difícil para hacer frente a las fuerzas navales rusas y chinas en un conflicto convencional a gran escala.

Los Estados Unidos, que habían impuesto su hegemonía mundial después de 1945 tras ganar la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico, no podían predecir que los soviéticos se derrumbarían en 1989. Tampoco podían predecir que las fuerzas navales chinas y rusas se elevarían tan rápidamente después de la Guerra Fría.

La Marina de los EE.UU. ya no puede gobernar las olas en los océanos. Sinceramente me gustaría que aquellos que piensan que complacer a los intereses del Atlántico es la única manera de ser elegidos en Turquía, se den cuenta de estos hechos estratégicos. Como dijo Galileo, a pesar del dogma ideológico que afirma lo contrario, "sin embargo, la tierra se mueve y sin embargo el sol sale por el este": Ex Oriente Lux.


Articulo publicado con permiso de United World www.unitedworldint.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *