Copyright protected. Contact Quixote Globe.

LA INTERESANTE AVENTURA GLOBAL DETRÁS DEL BREXIT

No fue una decisión fácil, pero al final, el partido conservador británico invistió a Boris Johnson como Primer Ministro de la nación. Parece que Johnson tiene la complicada misión de liberar su tierra de las manos de la Unión Europea; ha llegado el momento en que la nación de Inglaterra tiene que cabalgar libre por el mundo de nuevo. El líder inglés asumió el cargo en un momento delicado; las autoridades gibraltareñas se apoderaron de un barco iraní a petición de Estados Unidos. La respuesta de Irán fue capturar un petrolero inglés en la costa del Golfo Pérsico. Fue Boris Johnson quien tuvo que lidiar con ello, y el primer movimiento que hizo fue proponer una fuerza de protección dirigida por europeos. El primer ministro británico estaba solicitando una fuerza de unión a aquellos socios que quiere abandonar. Poco después, las autoridades gibraltareñas decidieron liberar el buque tanque iraní. Estados Unidos no estaba de acuerdo con esa decisión, pero el buque Grace 1 ya estaba navegando libre hacia Grecia.  El nuevo petrolero británico Stena Impero aún estaba incautado. La útil incautación de la colonia británica reveló dos factores principales: primero, la debilidad del Reino Unido para defender sus buques. En segundo lugar, la cuestionable presencia del Reino Unido en el extranjero, principalmente en el llamado "Mediterráneo británico". La Unión Europea está analizando el estatus de Gibraltar, y se desconoce qué pasará después de un Brexit duro.

A pesar de la confusa situación, Boris Johnson escribió a su Majestad la Reina para solicitar permiso para suspender la actividad del Parlamento entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre. Johnson consiguió cerrar el parlamento. No era un procedimiento inusual; sin embargo, lo habitual es cerrar el Parlamento durante dos semanas, no cinco. El objetivo que Johnson buscaba era lograr un Brexit duro sin ninguna interferencia del parlamento democrático. John Bercow, Presidente de la Cámara de los Comunes y también miembro del partido conservador, calificó la decisión de Johnson de "escándalo democrático". Incluso con todos esos factores en contra, Johnson ahora está avanzando con éxito hacia Itaca. Todas esas voces críticas fueron acalladas después de las recientes elecciones; Johnson tuvo la aprobación del electorado para continuar con su camino hacia la independencia. Había mucha propaganda en los medios de comunicación europeos que intentaban dibujar una visión diferente de la voluntad del electorado inglés, pero después de las elecciones no hay lugar para una gestión de la percepción tan manipuladora; los ingleses quieren abandonar la UE.

Sin embargo, el electorado inglés no es la única voluntad en esta agenda política. Está bien documentado hasta qué punto Estados Unidos está detrás de la actividad global del Reino Unido. Además, es bien sabido que Estados Unidos está atrayendo al país a una disimulada aventura neocolonial, o quizás a una lucha por las naciones contra las potencias globalistas. Johnson y Trump ven sus cargos como una aventura mesiánica para liberar a sus reinos, pero después de todo, parece ser una alianza para contrarrestar la influencia global de China. Una aventura bastante complicada, pero obligatoria para ellos. Era un secreto público que Donald Trump era condescendiente con el Brexit. Era inusual que el Primer Ministro del Reino Unido amenazara con abandonar la U.E. sin un acuerdo mutuo; no era necesaria ninguna negociación para el Primer Ministro. Había algo sospechoso detrás de esa posición, ahora la agenda detrás de las cortinas es más clara. Había analistas y expertos en los medios de comunicación europeos que dudaban de que el primer ministro tomaría una decisión tan severa sin negociación, pero hoy parece que la ruptura total es fácilmente factible. Desde Bruselas, la preocupación era que un conservador radical como Boris Johnson se metió en 10 Downing Street, pero la verdadera actividad detrás de Brexit vino de Nueva York.    Así que, mientras Bruselas y los medios de comunicación miraban a Johnson, el Brexit estaba siendo diseñado en el extranjero. El 25 de agosto, la relación entre Trump y Brexit era evidente; el presidente estadounidense prometió al primer ministro del Reino Unido un importante acuerdo comercial después de Brexit, también Trump ha elogiado a Johnston como un gran político. Un Boris Johnston sorprendido no pudo reaccionar a esta nueva hermandad y reclamó algún tiempo para continuar las negociaciones.

Varios medios de comunicación internacionales informaron hace tiempo sobre lo que estaba sucediendo fuera de foco. Nigel Farage es el político euroescéptico por excelencia y fue el primer político europeo en tener una reunión con Trump después de ganar las elecciones en Estados Unidos. Cuando el primer ministro del Reino Unido asumió el cargo, Farage volvió a ir a Estados Unidos. Esta vez Farage fue a reunirse con Donald Trump, para diseñar la separación de la E.U. Farage expuso en el New York Athletic Club la iniciativa política World4Brexit (W4B) para recaudar fondos destinados a hacer posible el desglose Reino Unido-UE. Cuando Farage dejó los Estados Unidos, el W4B compartía donantes con Donald Trump. La asociación entre la línea política euroescéptica del Reino Unido y el grupo de financiación de Donald Trump traza una estrategia diferente para la UE; las negociaciones no tendrán lugar, es necesario asumir que se producirá la ruptura. El Brexit no es un asunto europeo; es una estrategia global desarrollada a partir de la facción nacionalista y conservadora de los Estados Unidos. Hay una cosa obvia en este momento: el Reino Unido es un socio inestable en caso de que Brexit fracase. En el Reino Unido, ya hay inversiones considerables para acercar al país a un nuevo gobierno global, liderado de nuevo por Estados Unidos, y esto no se disipará.

El Primer Ministro debería haber tomado nota de la lección de la incautación de los buques. Cuando las autoridades de Gibraltar siguieron las instrucciones de los Estados Unidos solicitando la incautación de un buque iraní, el Reino Unido obtuvo un buque incautado en Irán y un examen del estatus de Gibraltar como recompensa. Con el Brexit podría ser lo mismo; el Reino Unido seguirá las instrucciones de los EE.UU. y comenzará una confrontación con el E.U.. Pero el Reino Unido tiene mucho que perder, porque está promoviendo una ruptura con un mercado global fuerte, y despreciando la necesidad de ayuda de los países europeos para navegar alrededor del mundo. Johnston está escuchando los cantos de sirena de otro político mesiánico bien conocido, y puede estar acercando el barco del Reino Unido a las rocas de Global Island. La aventura global a la que Trump y Johnson están llevando a sus países es el movimiento más interesante de la geopolítica actual, es como una regresión al pasado para tomar posiciones prominentes en el futuro.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2019 Quixote Globe
Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *