INGLATERRA Y CANADÁ CONTRA LA INFORMACIÓN DISIDENTE

Los gobiernos inglés y canadiense han organizado una Conferencia Mundial sobre la Libertad de los Medios de Comunicación en Londres. Tuvo lugar del 10 al 11 de julio de 2019. Los organizadores dijeron que el evento tenía como objetivo defender la libertad de prensa y aumentar las medidas contra aquellos actores que tratan de restringir la libertad de información. Para alcanzar ese objetivo, los organizadores proponen cambiar la legislación para proteger a la prensa, generar una mayor confianza en los medios de comunicación, y luchar activamente contra la desinformación. Muchos líderes políticos de todo el mundo asistieron al evento, incluidos miembros de gobiernos del Commonwealth, junto con representantes de la industria de los medios de comunicación. La Conferencia ha sido un evento internacional importante y relevante. El punto crítico de la reunión es que han comenzado a defender la libertad de prensa prohibiendo las firmas de medios rusos, quienes no son bienvenidas en los medios de comunicación del país anfitrión. Los organizadores han acusado a esos medios rusos de promover la desinformación y promover noticias falsas. La embajada rusa en el Reino Unido ya ha mostrado su sorpresa y preocupación.

Las empresas rusas prohibidas son RT y Sputniknews, dos medios de comunicación internacionales que emiten y publican internacionalmente en varios idiomas. Las dos marcas de medios rusos son el objetivo de muchos gobiernos y organizaciones porque tienden a ofrecer puntos de vista alternativos que chocan con la información homogénea proporcionada por sus medios nacionales. Ofrecer diferentes puntos de vista no parece ser algo positivo para la libertad de los medios de comunicación, según la Conferencia de los organizadores sobre la libertad de los medios de comunicación. Los organizadores han demostrado inadvertidamente que para ellos ofrecer un punto de vista alternativo se va a considerar sistemáticamente como desinformación. Durante dos días, se habían celebrado conferencias que exigían la libertad de los medios de comunicación, al final esas conferencias defendieron la homogeneidad de la información como libertad plural de prensa. Ni los organizadores ni los asistentes quieren que los medios de comunicación piensen diferente a la narrativa que emiten. La censura es aquí una herramienta que opera en nombre de la libertad de prensa. Esta incongruencia podría parecer hipocresía de los organizadores, pero estaban dispuestos a explicar cómo esto puede encajar en una línea argumentativa coherente.

El regulador de los medios de comunicación británico Ofcom había declarado que RT no sigue las reglas de imparcialidad requeridas para los medios de comunicación ingleses. Las preocupaciones del organismo regulador inglés se centran principalmente en la información ofrecida en el caso Skripal. En el caso, según la prensa inglesa, Rusia trató de matar en suelo inglés a uno de sus antiguos agentes usando un potente veneno. RT defendió una visión alternativa. Hay otros países disidentes a los ojos de los países anfitriones, como Corea del Norte, Siria y Venezuela. Estos países tampoco fueron invitados al evento. Existe un antagonismo político sincronizado entre las posiciones políticas de los gobiernos organizadores y los gobiernos de los países prohibidos. Este sincronismo señala la importancia que tiene la información en los países democráticos; las opiniones disidentes son un riesgo. Si una empresa de medios de comunicación está transmitiendo o publicando información que puede hacer que las audiencias nacionales duden en la información ofrecida por sus gobiernos, esta información será etiquetada automáticamente como desinformación o noticias falsas.

El evento se centró en buscar medidas para evitar la propagación de lo que consideran información disidente. La reunión fue un aparente intento de controlar la información proporcionada por la industria de los medios de comunicación en los países de acogida y en el extranjero. Un influyente grupo de expertos en medios de comunicación ofreció conferencias sobre por qué silenciar las voces disidentes será beneficioso para la libertad de prensa y el libre mercado democrático de ideas. Con la intención de lograr esta lucha contra la información no aprobada, los organizadores habían anunciado millones en inversiones para influir en los informes de los medios de comunicación en Europa del Este y Asia Central. Los gobiernos de los organizadores buscan tener una línea de información única mientras pretenden defender la libertad de los medios de comunicación, así como debates informados. La comunicación siempre ha sido una cuestión bajo control para el poder político; hoy en día, quienes defienden la prensa libre utilizarán medidas de control para aplicar la censura velada contra piezas de información externas y disidentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.