LA ESTRATEGIA MARROQUÍ FRENTE A LA DEBILIDAD DE ESPAÑA I

Juan Carlos de Borbón en El Aaiun. 2 de noviembre de 1975.

Según la concepción dominante de los tomadores de decisiones marroquíes, y desde los eventos de la crisis del islote de perejil el 11 y 12 de julio de 2002, el Marruecos profundo ha diseñado en secreto una nueva estrategia económica, política y militar contra su vecino del norte. Este vecino es España, y la estrategia no es una ofensiva militar, sino una estrategia implacable en todos los niveles.

Esta estrategia tiene como objetivo mantener las relaciones entre Marruecos y España en tensiones y conflictos latentes continuos. Es decir, entre los dos estados, la amistad es imposible a pesar de la existencia del Tratado de amistad, buena vecindad y cooperación hecho en Rabat el 4 de julio de 1991 entre el Reino de Marruecos y el Reino de España.

Por esto, y desde el principio, debe entenderse que las relaciones entre los dos reinos están inscritas en un orden histórico condenado a estar en conflicto. Sin embargo, los dos protagonistas buscan cooperar y resolver sus diferencias sin aspirar a ir más allá. Esto se traduce en una simple cooperación dictada por la necesidad de preservar la paz y la estabilidad entre ellos.

Las razones de esta situación son históricas en primer lugar, y estratégicas en segundo lugar. Para arrojar luz sobre esta relación marcada por malentendidos crónicos, debemos responder a la pregunta de ¿Cómo Marruecos percibe a España en su política exterior? O ¿Cuál es la lógica de las relaciones hispano-marroquíes a través del estudio de la estrategia marroquí?

El Rey Mohammed VI preside la ceremonia de lanzamiento de la Generación Verde 2020-2030. 13 de febrero 2020, en la provincia de Chtouka Ait Baha

La base de la nueva estrategia marroquí

La historia nos enseña que muchas quiebras estratégicas son causadas por percepciones erróneas transmitidas por las autoridades de toma de decisiones, ya sean políticos o militares, sobre la realidad de las opciones de política de defensa[i]. La ofensiva es, por lo tanto, una causa principal de estas falsas o erróneas percepciones, que inevitablemente provocan guerras.

La adopción de posiciones de las fuerzas ofensivas crea un peligro estratégico para los Estados, ya que cada uno tiene miedo de un ataque, de estar menos preparado que los demás o de estar atrapado. Este estado de cosas amplifica la inseguridad como por ejemplo, el miedo a las "ventanas de vulnerabilidad" o la sobre estimación de la hostilidad y las capacidades enemigas. En este sentido, la lógica del secreto militar y el comportamiento diplomático competitivo se vuelve muy crítica.

La interpretación general, así como el marco de análisis ofrecido por la teoría del culto a la ofensiva, resultan ser totalmente adecuados para explicar el origen y el desarrollo de la nueva estrategia política lanzada por Marruecos durante años contra España. Mientras que España desde el advenimiento de la democracia en diciembre de 1978, con la adopción de la nueva constitución por referéndum, la política española se centrará en la construcción de un estado moderno económicamente más que militar, para evitar situaciones belicosas con su vecino.

Es en este sentido que debemos entender los acuerdos de Madrid con los que España autorizó la anexión del Sáhara Occidental por parte de Marruecos y Mauritania sin el consentimiento del pueblo saharaui. Desde entonces los saharauis han estado sujetos al yugo colonial marroquí, siendo la última colonia en África. Históricamente y desde un punto de vista teórico, la teoría del culto de la ofensiva fue desarrollada a principios de la década de 1980 en los Estados Unidos por Barry Posen, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, así como por Jack Snyder de la Universidad de Columbia y Stephen Van Evera, del Centro de ciencia y asuntos internacionales, Harvard[ii].

Resumiendo, la adopción de posiciones de las fuerzas ofensivas crea un peligro estratégico para los Estados, ya que cada uno tiene miedo de un ataque, de estar menos preparado que los demás o de estar atrapado. El estado que asuma esta postura amplifica la inseguridad y desestabiliza el sistema de seguridad regional y global. El análisis y la observación indican que este es exactamente el enfoque iniciado por Marruecos actualmente contra España.

Uno de los cambios más importantes en la estrategia de Marruecos ha sido su adhesión a la Unión Africana en 2017[iii]. Su nueva visión de la amenaza a la seguridad nacional y su nueva estrategia nacional está diseñada para proteger al país y hacerlo avanzar en su influencia dentro de África. Pero, al mismo tiempo, esta nueva estrategia define a los regímenes de Argelia, España, Mauritania y la RASD (República Árabe Saharaui Democrática) como enemigos, así como define al terrorismo Yihadista como un problema de alta prioridad. Pero la mayor amenaza de Marruecos se perfila como la competencia estratégica con España, donde la historia juega un papel clave.

Algunas armas utilizadas en la Guerra de Ifni, Sellos De España, Sellos De Correos, España Colonial, Guerra Independencia, La Legion Española, Temas Militares, Historia Contemporanea, Tropas, SoldadosEl peso de la historia en la estrategia marroquí hacia España

Marruecos como España son dos naciones encarceladas por el peso de sus historias particulares, las cuales nunca han sido un río largo y tranquilo. Esta historia en ambos lados no siempre ha sido útil para entender el uno al otro. Por el contrario, a menudo la historia ha servido para profundizar y eternizar posturas irreconciliables de la imagen recíproca La imagen que tienen el uno del otro está distorsionada, a veces de manera deliberadamente insidiosa por los sectores creadores de opinión.

Se ha de saber que el Marruecos de hoy, como el Marruecos del pasado, es dominado por una idea centra por la cual es difícil restaurar una confianza perdida con España hace casi 1300 años. De hecho, desde la invasión de Tarek Ibn Ziad de la Península Ibérica en el año 711, los dos países vecinos entraron en una era de conflictos interminables. Así, durante los 13 siglos que nos separan hoy de esta aventura militar liderada por Tarek en nombre de la religión musulmana, los conflictos se han multiplicado y continúan hasta tal punto que se han convertido en una especie de realidad inmutable. Con la proclamación del Protectorado español en 1912, la inmigración española a Marruecos se convirtió en un fenómeno de moda. Unos años más tarde, la población española en Marruecos en 1916 había alcanzado las 16,000 personas, según las estadísticas francesas de la época.

En el mismo orden de ideas, Cuando Franco trasladó el ejército de África a la península. Este ejército estaba compuesto por casi 34,000 hombres, incluidos marroquíes. Esta presencia en las tropas de españolas ha creado en la imaginación marroquí la idea de que fueron ellos quienes le dieron peso a Franco. Durante la guerra, los marroquíes fueron "la punta de lanza del ejército nacionalista" y "símbolo de las atrocidades cometidas por el ejército de Franco contra los republicanos"[iv]. Para los marroquíes, esta situación de antaño confiere a Marruecos un privilegio histórico. Es por eso que su percepción del español es más negativas que hacia el francés. La percepción marroquí siempre es negativa hacia el español y su cultura, varias expresiones del dialecto marroquí atestiguan nuestra opinión como "español es pobreza", o la idea de que Marruecos “es El Dorado para los españoles”.

25 aniversario del Frente Polisario en Tinduf, Argelia

De otra manera, desde 1975 la percepción marroquí de España asimila al país ibérico como el padrino del Polisario. Esto representa para los marroquíes una amenaza para la estabilidad, la quietud y la continuidad del régimen Alauita. En este orden de idea histórica se ratificó el tratado hispano-marroquí del 4 de julio de 1991, que permitió a Marruecos adquirir ayuda financiera y aumentar las inversiones españolas en Marruecos, del orden de 17 % en 1990, justo detrás de Francia 28% e Italia 21%. Esto permitió a Marruecos neutralizar a España de una vez por todas en la cuestión saharaui a favor de la “marroquinidad” del Sahara occidental.

La actitud del gobierno español de sacrificar sus intereses territoriales en favor de la amistad con Marruecos es parte del proceso de debilidad que ha sufrido España desde el retroceso de la ciudad de Tarfaya en 1958.  En ese mismo año fue creado el Sahara Español, el 12 de enero de 1958, reuniendo los territorios de Río de Oro y Saguia el-Hamra.  En 1969 se retrocedió en Sidi Ifni, porque desde 1963 el Sahara español fue registrado en la lista de territorios no autónomos. En 1975 los acuerdos de Madrid reparten el Sáhara Occidental entre Mauritania y Marruecos a cambio de congelar las reclamaciones marroquíes sobre Ceuta y Melilla[v](el papel del Rey Juan Carlos I fue determinante en la entrega del Sahara occidental a Marruecos, con el visto bueno de Estados Unidos).

Esta situación ha creado una cultura de enemigo permanente dentro de los tomadores de decisiones marroquíes, hasta el punto de dominar su mirada hacia España, a pesar de los signos de hundimiento desde el lado de los españoles. Es decir, que Marruecos siempre está preocupado por el riesgo de peligro en el lado español, porque para los marroquíes el peligro español está al mismo nivel que el peligro Argelino, o del Frente Polisario. En consecuencia, esta práctica territorial marroquí se considera un derecho adquirido. Por esa razón piensan que los españoles están obligados a otorgar un nuevo territorio del antiguo imperio de Al Moravid[vi] en cada avance en las relaciones con Marruecos. El objetivo es diseñar al gran Marruecos, tan querido por el estratega marroquí, si España no paga tributo. Es en esta perspectiva que encaja el nuevo enfoque marroquí de la inmigración como arma.

LEA LA SEGUNDA PARTE AQUÍ


[i] La política de defensa debe entenderse en el sentido de preservar el régimen monárquico marroquí y sus privilegios económicos y políticos y no al pueblo marroquí.

[ii] La primera exposición de esta teoría fue hecha por Barry POSEN en su "Guerra Nuclear Inadvertida", Seguridad Internacional, vol. 7, otoño 1982, pp. 31-35. Sin embargo, se basó en gran medida en la investigación teórica de Robert JERVIS, "Cooperación bajo el dilema de la seguridad", World Politics, vol. 30 de enero de 1978, págs. 167-214. Ver también nota 4.

[iii] En enero de 2017, la adhesión de Marruecos a la Unión Africana rectificó la política de silla vacía que había llevado a Rabat a retirarse en 1984 de la Organización para la Unidad Africana después que la República Árabe Saharaui Democrática ha sido admitido como miembro de pleno derecho.

 [iv] En su obra "Los Moros que trajo Franco" (Ediciones Barcelona RBA, 2006), María Rosa de Madariaga explica cómo decenas de miles de soldados marroquíes sirvieron junto a los nacionalistas de Francisco Franco.

[v]https://www.ecsaharaui.com/2020/07/asi-destapan-el-infame-papel-de-juan.html.

[vi] Amira K. Bennison, The Almoravid and Almohad Empires, Edinburgh University Press, 2016, pp.24-62

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2020 Quixote Globe
Please follow and like us:

2 thoughts on “LA ESTRATEGIA MARROQUÍ FRENTE A LA DEBILIDAD DE ESPAÑA I

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *